El animador

Me veo más como animadora que como profesora o directora.  Aspiro a animar a las personas a desarrollar todo su potencial musical, extendiéndose más allá de su “zona de comodidad”.  Tengo muchas ideas sobre cómo trabajar con un vocalista o un coro.  El hecho de cantar puede expresar comunidad, creatividad, libertad, terapia personal, y tantas cosas más.  

 

Por la carrera que estudié y los papeles que he interpretado en el canto, el baile, y el teatro, he desarrollado ciertos métodos didácticos creativos.  La variedad es fundamental y ayuda a que cada persona se encuentre a sí misma y descubra posibilidades latentes que antes no sospechaba.  Quiero ayudar a las personas a vivir experiencias que proveen seguridad, despierten la curiosidad, y desafíen a asumir retos otrora impensables.